top of page

Vida & Leyenda. Episodio 2. Los secretos del Canigó.


Episodio 2. Los secretos del Canigó.


Uno de los lugares más emblemáticos del Canigó, por toda su historia e inspiración es L'Abadia de Sant Marti del Canigó.


Bisnieto de Guifré el Pelós, conde del Conflent y de la Cerdanya, Guifré II fundó Sant Martí del Canigó con la ayuda de su hermano más joven, el abad Oliba, bendictino de la abadía Sant Miquel de Cuixà, de la que se convirtió en padre Abad en 1008.

La abadía Sant Martí del Canigó celebró su milenario en el 2009.




En 1783 el monasterio fue abandonado, incautado durante la Revolución Francesa y comprado por un propietario de la región. Durante más de un siglo, no se podía reconocer su antiguo esplendor.


"Fue necesaria la inspiración de un Jacint Verdaguer y el aliento de un Monseñor Juli Carsalade du Pont para emprender la restauración de este lugar que tan sólo tenía la apariencia de un montón de ruinas. Una vez adquiridas nuevamente, el obispo del Canigó hizo, en 1902, una petición dirigida al pueblo catalán. El once de noviembre, una procesión estimada en unas 2.000 personas, llegadas del Rosellón y Cataluña, le acompañó hasta la abadía donde se llevó a cabo la ceremonia de posesión oficial: se trataba, más que de levantar unas ruinas, de hacer revivir la vocación inicial de Sant Martí del Canigó, ya que «es para siempre» que los fundadores «habían destinado a los hijos de Sant Benet en esta célebre montaña que simboliza el corazón de Cataluña."




Los secretos del Canigó.


El Dragón del Canigó; el ramo de San Juan; las Brujas de Villefranche de Conflent; los ladrones de las carreteras de Trabucayres cuyo tesoro nunca se ha encontrado; o incluso las Fêtes del Ours, un rito equinoccio ancestral, son algunos de los secretos y mágia de este emblemático lugar.



El Dragón del Canigó.


"En 1285, el rey Pedro III de Aragón «el Grande» se arriesgó a revelar el secreto del Monte Canigó y quiso descubrir lo que suscitaba tanto espanto con la población local.

Acompañado de dos caballeros, emprendió la ascensión de la majestuosa montaña. Una terrible tormenta estalló e hizo renunciar a los dos caballeros. El rey continuó solo y ya en la proximidad de la cima, descubrió un lago donde arrojó una piedra. Inmediatamente, un enorme y horrible dragón salió del agua, volando a su entorno y oscureciendo el aire con su aliento negro. El rey quedó quieto, observó largamente al monstruo y acabó bajando para contar lo que había visto.


Así es como una montaña, un rey y un dragón están unidos hoy en una misma simbología. En el solsticio de verano los Nyerros del Conflent se atreven a desafiar las aguas del legendario Estanyol arrojando piedras. El dragón del Canigó ha salido para acompañarlos en los correfocs, en medio de las vespillas y de las detonaciones."




El Drac del Canigó. Anne Zamo. France. ( Saatchi Art )



El Ramo de San Juan.


Se trata de una mezcla de varias hierbas de la suerte: hierba de San Juan, hoja de nogal, stonecrop y inmortelle. Esta composición de plantas, cada una de las cuales tiene virtudes terapéuticas, garantiza salud y longevidad. Estas hierbas se recogen en la noche del 23 de junio. A continuación, el ramo se coloca en la puerta principal o encima de la chimenea. El ramo del año anterior se lanzará al fuego de San Juan.




Ramo de Sant Joan.



Las Brujas de Vilafranca de Conflent.


Tanto si entra por la Puerta de España como por la de Francia, le sorprenderán las imponentes murallas y los secretos de la ciudad que se esconden en el interior.

El pueblo de Vilafranca de Conflent, un lugar muy conocido por sus brujas, tiene casi mil años y lo ordenó construir Guillem Jordà, conde de la Cerdanya. Para llenarlo de gente, el conde llevó a algunos delincuentes que estaban en prisión. Les ofreció la libertad a cambio de que vivieran para siempre en la villa, hoy apretada de callejuelas estrechas donde hay tiendas llenas de brujas. La más conocida es una llamada Samanta, y tiene 385 años.


Las murallas de la ciudad medieval de Vilafranca de Conflent: La belleza de este lugar ha sido reconocido al ser declarado patrimonio mundial de la UNESCO. Obra de Vauban en el siglo XVII, las murallas esconden una retahíla de secretos que irá descubriendo durante las visitas guiadas.

Este sitio es también el escenario de muchas historias y forma parte de la riqueza patrimonial del Conflent. Detrás de estas murallas, encontrará una pequeña ciudad llena de vida, con numerosos comercios artesanales.


Dice la leyenda que, en un pasado lejano, cuando la magia y la brujería eran habituales, las brujas se escondían en las cuevas del Conflent, donde pasaban el invierno. Cuando terminaba el invierno, subían a sus escobas y salían de las cuevas para celebrar la llegada de la primavera con los villafranquinos, aportándoles felicidad, alegría y prosperidad para todo el año.


Así pues, se ha convertido en una tradición catalana ofrecer a alguien cercano a un niño una bruja como señal de amistad. Hay que colgarla en casa o en la habitación de los niños, para alejar los malos espíritus y dejar sitio a la felicidad.






Comments


bottom of page